Un payaso filosofando

Me pregunto si existe algún momento en el cual uno no debe tener sentido del humor. Por ejemplo, en el pleno arrebato del hacer el amor, o en un funeral, o cuando ha sucedido una tragedia. A mi me parece inapropiado estar haciendo bromas o riéndome en tales situaciones, pero uno todavía puede reírse por dentro, para sí, en caso de que algo le pareciera gracioso. Normally, I would think that it’s always necessary to have a sense of humor, if possible even when you are angry. Imagine 2 clowns who are angry at one another but can’t stop joking about everything. It might get difficult to stay angry, I guess, depending on how funny they actually are. Normalmente, creo que es siempre necesario tener un sentido del humor, si fuera posible aun estando furioso. Imagínate a 2 payasos enojados entre ellos, pero no pueden dejar de echar bromas por todo. Se pudiera dificultar que continuaran enojados, supongo, dependiendo en lo realmente cómicos que sean.

Hay veces cuando yo sólo quiero bromear de todo. Aunque yo pudiera parecer un poco serio hablándote (hablándome), yo, porque tu no estás aquí este rato, así que en realidad no estoy hablando-te a ti personalmente, sé que si eres lo bastante amable como para leer lo que se escurre por mis dedos hasta tu consciencia, y a propósito, no me atribuyo ni crédito ni responsabilidad por estas ideas, ya que no tengo ni idea de donde vienen, cómo parecen generarse casi como nubes formándose de una aparente nada. A veces quedo tan asombrado de lo que flota por aquí y espero que igual tú :+)

Estar bromeando constantemente es algo desequilibrado, hay tanto que experimentar, que el bromear pudiera bloquear a veces, si fuera constante. No, estoy seguro que eso sería demasiado y tod@s al fin perderían su paciencia con quien sea que hiciera eso (yo no). A pesar de que es bonito estar de buen humor, albergo esperanzas de que tod@s estén de acuerdo con esto.

Acabo de pensar que algunos de ustedes pudieran ser como mi abuela, espero que no tú personalmente, pero alguien más, porque si lo eres, te estás perdiendo algo que quiero comunicar. Porque, recuerda, todo tiene que pasar por el cernidor de si es ―verdad‖ o no. Y tanto de ello simplemente se tira dentro del montón del ―yo no sé‖. Porque, no importa lo que yo pudiera estar diciendo, piensa que siempre existe la gran posibilidad de que sólo esté bromeando de alguna manera, y que yo pudiera hallar o crear—dependiendo cómo lo veas—algún humor ahí mismo, frente a ti, esperando que te rías. Uno puede hallar el humor en los sitios más inesperados, pero no creo que en medio de un funeral, o evento trágico, o en los arrebatos amorosos, o algo solemne o cuando uno está hechizado como cuando escucha música encantadora.

Pero, lo que casi nunca se pregunta es ¿Debería haber humor cuando ya hay humor, o sea cuando uno le mata de la risa a alguien? Esta es una pregunta muy seria para un payaso, en particular para uno bien chistoso, pues uno nunca debe usar las bromas para matar a nadie, esa siempre ha sido una norma tácita entre payasos. Cada año mueren personas de demasiada risa, o de una risa muy fuerte, a veces con bromas que ni siquiera son graciosas, esto es lo más perturbador para todo payaso, y para algunos de ustedes también, espero. Este artículo no es uno de esos artículos tipo ja, ja, ríanse a carcajadas, así que no me preocupo. Sólo espero que estés riéndote de una manera relativamente suave y tranquila.

*horror, dios mío, chúticas, tantas cosas bobas que decimos a menudo cuando estamos sorprendidos, que algunos de nosotros deberíamos hacer una lista en nuestro tiempo libre. Es difícil predecir cúantas hay. Esto sería bueno para la gente que en realidad no tiene nada que hacer.

Aparte: Miren, todas ustedes jóvenes féminas que ―quieren juntarse‖ conmigo, primero me llaman, no me gustan las filas, especialmente ante mi puerta. Además, tiene que ser ―con amor‖ o no lo quiero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA *